suelos pavimentados de zonas infantiles

Parques infantiles: qué pavimento escoger?

Toda obra relacionada con la recreación de los niños es algo que debe abordarse con cuidado, ya que estamos hablando de un público muy vulnerable. De hecho, la elección de un pavimento para los parques infantiles no es un proceso que deba ser tomado a ligera.

Como imaginarás, el material debe ofrecer protección a los pequeños de la casa, pero también hay que tener en cuenta otros elementos importantes. Vamos a conocerlos.

La seguridad

¿Sabías que la seguridad que ofrece un pavimento en caso de caída depende de la capacidad de amortiguación de impactos (o HIC)?

Por esto la Lay UNE-EN 1177 ha establecido un criterio para los materiales de revestimiento: para evaluar su capacidad a fin de disminuir las posibilidades de sufrir lesiones graves en la cabeza.

Pero, aparte del HIC, se debe valorar la fricción del pavimento, porque una fricción baja da cabida a un mayor deslizamiento y una muy alta a una sensación de cansancio.

Aunque también hay que tener en cuenta el desgaste y el envejecimiento del revestimiento del parque.

La diversión

Que en un pavimento transmita una sensación de seguridad es primordial para que los consentidos de la casa puedan divertirse. Sin embargo, hay otros elementos que estimulan la imaginación de los niños como la diferenciación de las distintas áreas del parque.

Por ejemplo, es importante establecer las zonas de riesgo y las direcciones de juego dentro del espacio para que los peques jueguen sin preocupaciones.

¿Esto cómo se logra? Sencillo; utilizando colores, formas, dibujos o creando caminos que fortalezcan la sensación de diversión, claro, el equipamiento también es un elemento esencial.

El medioambiente

Quizá pienses que el factor medioambiental no es algo propio del uso del parque, pero igualmente es fundamental disminuir el impacto del pavimento en el medio ambiente.

Desde luego, hay varias maneras de conseguirlo, partiendo desde el origen del material, pasando por el reciclado de desechos hasta poder convertir el pavimento en otros productos después de terminar su vida útil.

El compromiso con los más pequeños

La fórmula para crear el pavimento ideal podría estar formada por una base de Caucho estireno-butadieno (SBR) y una capa de Monómero de etileno propileno dieno (EPDM).

La primera capa de SBR se puede extraer del granulado de neumáticos que han sido usados, claro, siempre y cuando cumpla los requisitos para la absorción de impactos.

El hecho es que con esta base consigues el espesor adecuado -según el juego para el que se utilice- estudiando cada parque de forma aislada para garantizar la protección correcta de toda la zona.

La segunda capa de EPDM se emplea para mantener la absorción y proporcionar una excelente resistencia a la fricción y el desgaste.

El grosor debería ser de al menos 10mm a fin de garantizar la durabilidad del pavimento. Además, con esta capa podrás darle color al parque, diferenciado las zonas de juego o de riesgos y realizando diseños que promuevan la imaginación de los pequeños.

Parque infantil protegido por pavimento

En fin, el pavimento perfecto para los parques infantiles es aquel que garantice la seguridad de los peques, les permita divertirse y permita mejorar la experiencia de juego a través de colores y diseños.

Aspectos clave en los parques infantiles

Aspectos clave en los parques infantiles

Uno de los aspectos clave en los parques infantiles es la pavimentación y el uso de elementos de seguridad para zonas de juego infantiles. Estos juegan un papel crucial en la protección de los más pequeños y pueden suponer la diferencia entre un momento de felicidad padres-hijo o un mal rato debido a un accidente infantil de los más pequeños, ya que la infancia es un período de la vida caracterizado por la total despreocupación a nivel físico que tienen los más pequeños sobre sí mismos, mientras que de manera contraria, los adultos encargados de estas criaturas sufren de una gran preocupación constante.

De este modo, no es extraño pensar que existan un sin fin de leyes encaminadas a que los niños gocen de buena salud, seguridad y confort en estas zonas de ocio dentro de los espacios públicos.

Pavimentación y tipo de suelo en parques de juego para niños

Pavimentación y tipo de suelo en parques de juego para niños

Los suelos para zonas de juego infantiles deben cumplir con la normativa de cada Estado, buscando siempre la protección del niño para lograr su completo esparcimiento.

La tierra compactada, el hormigón y el asfalto

Para comenzar los pavimentos de hormigón, asfalto o tierra compactada están descartados en las zonas de juego infantiles pues estos materiales son duros y ásperos y cualquier caída puede provocar lesiones.

El césped

Aunque el natural se puede utilizar en parques infantiles, lo cierto es que es desaconsejable debido a que cuidarlo y mantenerlo en condiciones adecuadas para que resulte seguro para los niños es muy costoso. Además, si existen aparatos de más de un metro de altura, el césped tampoco se puede utilizar ya que una caída desde esa altura no será correctamente amortiguada por muy bien cuidado que se encuentre el mantillo.

El césped artificial, por su parte, puede ser un tipo de material para un suelo de zona infantil pero para ello necesita una base elástica donde colocarlo ya que por sí sólo no amortigua lo suficiente.

La viruta, la gravilla y la arena

Suelen ser utilizadas en zonas de juego privadas. Serán adecuadas siempre que cumplan con el espesor indicado por ley, que se determina en función del tamaño de los aparatos que se encuentran encima. Además, colocar arena, gravilla o viruta en un parque tiene un gran mantenimiento pues, a parte de mantener el espesor adecuado, estos materiales deben ser limpiados y colados para prevenir problemas de salud y deben quedar sueltos para amortiguar los posibles impactos en el suelo de las zonas infantiles.

El pavimento continuo de caucho

El pavimento continuo de caucho es una opción muy segura y adecuada siempre que aporte la amortiguación necesaria. Se aplica en dos capas, la primera otorga ese coeficiente de amortiguación y la segunda sirve para embellecer el pavimento del parque infantil y conferirle resistencia a los elementos ambientales, químicos y al tránsito de personas.

Las losetas de caucho

Serán la mejor opción siempre que cumplan con los grosores mínimos establecidos en función de la aparatología del parque. Son fáciles de instalar y como material, es el que más minimiza los impactos y por lo tanto ofrece mayor protección a la zona infantil.

Sea como sea, si existen aparatos con caída libre de más de 60 centímetros, la superficie inmediatamente inferior debe estar revestida con material amortiguador.

Parque infantil protegido

Tipos de elementos de seguridad para parques infantiles

Además de que el suelo absorba los impactos que seguro se van a producir, es necesario que existan otro tipo de elementos de seguridad que garanticen el bienestar del niño y la tranquilidad del adulto.

Aparatos

Cada estructura en sí debe ser segura para los niños. Para ello, el material con el que se fabriquen debe ir acorde a la edad y las características de quien los utilicen y deben mantenerse en óptimas condiciones (evitar la podredumbre de la madera, la oxidación del metal…).

Así mismo, cuando sea necesario (si existen rampas o escaleras difíciles de subir o bajar, por ejemplo) la estructura deberá contar con barras, barandillas o barreras que dificulten o imposibiliten las caídas y faciliten el desplazamiento sobre el columpio.

Protectores

Aquellas zonas del parque infantil o partes de los aparatos que puedan provocar pellizcos, tiranteces y demás incomodidades deberán ser tapadas o al menos protegidas con materiales resistentes, de manera que los niños no puedan acceder a ellas.

Delimitantes

La delimitación del área infantil es otro elemento protector indispensable. Se trata de indicar que en esa zona hay niños y que, por lo tanto, deben evitarse actividades y actitudes peligrosas. Así mismo, la propia delimitación servirá para dificultar la posible salida al exterior del parque por parte de los niños.

Dentro del propio parque, si existen zonas para juegos con pelota o algunas otras en las que se practiquen actividades más peligrosas, estas también deberán ser adecuadamente acotadas, señalizadas y delimitadas para evitar accidentes.

Tipos de elementos de seguridad para parques infantiles

Así que para ayudar a mantener el buen nivel físico de los niños mientras juegan en parques infantiles, es muy importante que se cumplan una serie de aspectos clave en los parques infantiles disponiendo de los elementos de seguridad necesarios así también como un pavimento especial de seguridad  adecuado donde puedan jugar sin correr riesgo.

Suelos para parques infantiles

Suelos para parques de juego infantiles en Barcelona

Un aspecto clave son los pavimentos y elementos de seguridad para zonas de juego infantiles. Estos pueden suponer la diferencia entre un momento de disfrute idílico con tu hijo o una tarde accidentada ya que la infancia es un período de la vida caracterizado por la total despreocupación a nivel físico de los niños, mientras que de manera contraria, los adultos que quedan al cargo de estos sufren de una preocupación constante debido, precisamente, a este esparcimiento por parte de los infantes.

De este modo, no es extraño pensar que existan un sin fin de leyes encaminadas a que los niños gocen de buena salud, seguridad y confort en las zonas de ocio.

Pavimentos y suelos para parques infantiles

Los suelos para zonas de juego infantiles deben cumplir con la normativa de cada Estado, buscando siempre la protección del niño para lograr su completo esparcimiento.

Hormigón, asfalto o tierra compactada

Para comenzar, pavimentos de hormigón, asfalto o tierra compactada están descartados en las zonas de juego infantiles pues estos materiales son duros y ásperos y cualquier caída puede provocar lesiones.

Césped

Aunque el natural se puede utilizar en parques infantiles, lo cierto es que es desaconsejable debido a que cuidarlo y mantenerlo en condiciones adecuadas para que resulte seguro para los niños es muy costoso. Además, si existen aparatos de más de un metro de altura, el césped tampoco se puede utilizar ya que una caída desde esa altura no será correctamente amortiguada por muy bien cuidado que se encuentre el mantillo.

El césped artificial, por su parte, puede ser un tipo de material para un suelo de zona infantil pero para ello necesita una base elástica donde colocarlo ya que por sí sólo no amortigua lo suficiente.

Arena, gravilla y viruta

Suelen ser utilizadas en zonas de juego privadas. Serán adecuadas siempre que cumplan con el espesor indicado por ley, que se determina en función del tamaño de los aparatos que se encuentran encima. Además, colocar arena, gravilla o viruta en un parque tiene un gran mantenimiento pues, a parte de mantener el espesor adecuado, estos materiales deben ser limpiados y colados para prevenir problemas de salud y deben quedar sueltos para amortiguar los posibles impactos en el suelo de las zonas infantiles.

Pavimento continuo de caucho

El pavimento continuo de caucho es una opción muy segura y adecuada siempre que aporte la amortiguación necesaria. Se aplica en dos capas, la primera otorga ese coeficiente de amortiguación y la segunda sirve para embellecer el pavimento del parque infantil y conferirle resistencia a los elementos ambientales, químicos y al tránsito de personas.

Losetas de caucho

Serán la mejor opción siempre que cumplan con los grosores mínimos establecidos en función de la aparatología del parque. Son fáciles de instalar y como material, es el que más minimiza los impactos y por lo tanto ofrece mayor protección a la zona infantil.

Sea como sea, si existen aparatos con caída libre de más de 60 centímetros, la superficie inmediatamente inferior debe estar revestida con material amortiguador.

Elementos de seguridad para zonas de juego infantiles

Además de que el suelo absorba los impactos que seguro se van a producir, es necesario que existan otro tipo de elementos de seguridad que garanticen el bienestar del niño y la tranquilidad del adulto.

Aparatos

Cada aparato en sí debe ser seguro para los niños. Para ello, el material con el que se fabriquen debe ir acorde a la edad y las características de quien los utilicen y deben mantenerse en óptimas condiciones (evitar la podredumbre de la madera, la oxidación del metal…).

Así mismo, cuando sea necesario (si existen rampas o escaleras difíciles de subir o bajar, por ejemplo) el aparato deberá contar con barras, barandillas o barreras que dificulten o imposibiliten las caídas y faciliten el desplazamiento sobre el columpio.

Protectores

Aquellas zonas del parque infantil o partes de los aparatos que puedan provocar pellizcos, tiranteces y demás incomodidades deberán ser tapadas o al menos protegidas con materiales resistentes, de manera que los niños no puedan acceder a ellas.

Delimitantes

La delimitación del área infantil es otro elemento protector indispensable. Se trata de indicar que en esa zona hay niños y que, por lo tanto, deben evitarse actividades y actitudes peligrosas. Así mismo, la propia delimitación servirá para dificultar la posible salida al exterior del parque por parte de los niños.

Dentro del propio parque, si existen zonas para juegos con pelota o algunas otras en las que se practiquen actividades más peligrosas, estas también deberán ser adecuadamente acotadas, señalizadas y delimitadas para evitar accidentes.

 

Así que para ayudar a mantener el buen nivel físico de los niños mientras juegan en parques infantiles, es muy importante que la misma zona del parque infantil disponga de los elementos de seguridad necesarios así también como un pavimento especial de seguridad  adecuado adecuado que puedan jugar sin correr riesgo.